61 años de fallecido Alfonso López Pumarejo, el gran timonel de la “revolución en marcha”.

Según Alfonso López Pumarejo. Es el “deber del hombre de Estado efectuar por medios pacíficos y constitucionales todo lo que haría una revolución por medios violentos”.

 

Por: Jorge Ancizar Cabrera Reyes.

Según Alfonso López Pumarejo. Es el “deber del hombre de Estado efectuar por medios pacíficos y constitucionales todo lo que haría una revolución por medios violentos”.

Un día como Hoy 20 de Noviembre de 1959 falleció en la  ciudad de Londres el Ex presidente de Colombia doctor Alfonso López Pumarejo, nació en Honda Tolima el 31 de enero de 1886, su biografía no es tarea fácil, todavía tiene mucho por contarle a los colombianos y a sus coterráneos del Tolima, en 1915, fue elegido Diputado de la Asamblea Departamental del Tolima, en los inicios de su brillante y arrolladora carrera política.

En 1925, fue elegido Representante a la Cámara por el Partido Liberal, hizo un llamado a su colectividad para que se “preparara para asumir en un futuro muy próximo la dirección de los destinos nacionales” luego de medio siglo de hegemonía conservadora.

Por eso los que hemos estudiado su vida y obra, lo recordamos por ser uno de los grandes de Colombia, por el año de 1930 planteo entonces la participación del liberalismo en las elecciones y resultó vencedor el 9 de febrero del mismo año el embajador de Colombia en Estados Unidos doctor Enrique Olaya Herrera y él fue declarado Jefe Único del Liberalismo; el 6 de noviembre de 1933 fue proclamado Candidato a la Presidencia y el 7 de agosto de 1934 se posesionó como el timonel de la “revolución en marcha”.

López Pumarejo, comenzó a  desarrollar todo un plan y proyecto de revolución agroindustrial, una reestructuración y modernización de la administración, la economía, la justicia, la educación, el derecho agrario y campesino, el derecho público reflejado en los cambios de la histórica reforma constitucional de 1936, que reformó profundamente la Constitución de Núñez y Caro, que coincidía con el año de su nacimiento 1886.

De la segunda etapa es famoso su discurso en la sociedad de las naciones sobre la depresión económica mundial, en la plenaria del 16 de septiembre de 1930: El comercio Internacional y la situación de América Latina fueron tratados con maestría de técnico y con pericia de político. A pesar de contar con un Senado de la República adverso mayoritariamente cosa que no sucede hoy, empezaba la obra de reformas de fondo en las estructuras colombianas,  de donde, el poder judicial fue una de sus inquietudes más importantes y la Corte admirable, nombrada por ternas pasadas por el ejecutivo, renovó la jurisprudencia colombiana, permitió el ingreso de nuevas gentes y nuevas teorías a la magistratura del país.

La Ley 200 de 1936 conocida como la “Ley de Tierras”, revolucionó el derecho agrario que desde el siglo pasado y comienzos del presente estaba anquilosado, por cuanto nunca se había legislado a favor del campesino sin tierra.

En su gobierno se reformó y reestructuró la Universidad Nacional con su campus de la ciudad blanca como máxima alma máter del país donde se garantizaba el derecho fundamental de la educación y la libertad de cátedra rompiendo con el esquema de la educación confesional que reinaba en el momento y precisamente la iglesia y el conservatismo se opuso furibundamente a todas las reformas emprendidas; como defensor de la cultura bajo su gobierno.

Expidió el Decreto 707 del 23 de abril de 1938 referente a la conmemoración del día del Idioma Castellano, siendo Ministro de Educación Nacional  José Joaquín Castro, fecha de celebración de la muerte del escritor español Miguel de Cervantes Saavedra. Dispuso en ese Decreto lo siguiente: “En las escuelas normales y en los colegios de enseñanza secundaria que dependan de la Nación se abrirán concurso; para premiar el mejor estudio sobre el idioma castellano. Los alumnos; vencedores recibirán del Ministerio de Educación Nacional un ejemplar del Quijote, y una Mención honorífica por sus méritos en la propaganda y defensa del idioma patrio…”.

Sancionó la Ley 5 de 1942 por la cual se creó el Instituto Caro y Cuervo para que se continuara el “Diccionario de Construcción y régimen de la Lengua Castellana y la reedición crítica de las disquisiciones filológica” que hoy engalanan y llenan de orgullo a nuestro país con el premio de las letras “Príncipe de Asturias”.

Del retiro del poder hasta su muerte, en 1959, se encuentra su discurso autobiográfico que pronunció en la Universidad Nacional, para recibir su título Honoris Causa y la medalla del mérito universitario que lo inmortaliza con Massieu cuando dice que “la gratitud es la memoria del corazón”.

El Ex Presidente  Alfonso López Pumarejo, gran Estadista, defendió el ideario de Partido Liberal con su gobierno de la revolución en marcha, donde se estableció por primera vez las bases del Estado Social de Derecho, garantizando el concepto de la propiedad privada como una función social.

También fue Jefe del liberalismo colombiano, su obra de gobierno fue ingente en el impulso del desarrollo integral de la nación, exclamaba López Pumarejo que gobernar y administrar un país: “es ante todo, darle un criterio para gerenciar sus negocios, y ese criterio constituye, en la mayor parte de los casos una política”.

Fue López Pumarejo un liberal de principios democráticos, progresista, inclinó  su gobierno social  al lado de los más débiles con impulso  a trabajar por la justicia social y entregar a los pobres no solo la libertad económica sino también la libre expresión  política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *