¿Es correcto afirmar que Dios odia y aborrece?

7 cosas que Dios aborrece.

Edward Díaz

Sergio, el antiguo mejor amigo de Pablo el nieto del abuelo Pedro, tenía varios días estudiando el libro de proverbios en su tiempo devocional por las mañanas. Todo marcaba sobre ruedas, hasta que llegó al capitulo 6 versículos 12 al 19 que dicen:

¿Cómo son las personas despreciables y perversas?
    Nunca dejan de mentir;
 demuestran su engaño al guiñar con los ojos,
    al dar golpes suaves con los pies o hacer gestos con los dedos.
Sus corazones pervertidos traman el mal,
    y andan siempre provocando problemas.
Sin embargo, serán destruidos de repente,
    quebrantados en un instante y sin la menor esperanza de recuperarse.

Hay seis cosas que el Señor odia, son siete las que detesta:
los ojos arrogantes, la lengua mentirosa, las manos que matan al inocente,

el corazón que trama el mal, los pies que corren a hacer lo malo, el testigo falso que respira mentiras y el que siembra discordia en una familia.

Estas palabras chocaron en la mente de Sergio, quien no podía concebir que aquel Dios del que sus padres, como buenos cristianos carismáticos, le habían hablado, ese que se hizo hombre para redimirlo de sus pecados y al cual había jurado entregarle su vida entera, pudiera ser capaz de odiar/aborrecer. Debía haber un error, Dios no podía ser así, pensó Sergio. Para aclarar sus dudas recurrió al pastor Juan, el pastor líder de su iglesia, tenía una licenciatura en teología y recientemente había terminado su doctorado en divinidad, además de haber cursado algunas maestrías y diplomados. Si existía alguien capacitado para aclarar sus dudas era él.

—Lo primero que te diré es que tus dudas son legitimas. Muchas personas se hacen esa pregunta al estudiar Proverbios 6 y en general al estudiar todo el Antiguo Testamento. Muchos llegan a pensar que Dios actuaba de una manera y luego en el Nuevo Testamento cambió —afirmó el pastor Juan al iniciar su conversación con Sergio —Pero en realidad mi estimado, todo se debe a una mala manera de interpretar las escrituras. Tu debes entender que la biblia es una sola historia desde Génesis hasta Apocalipsis y que Dios es el mismo tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, no ha cambiado ni cambiará. A lo largo de todo el consejo bíblico ha demostrado amor, misericordia, ira y aborrecimiento. En el salmo 45 versículo 7 demuestra su aborrecimiento por la maldad, en Deuteronomio 16 versículo 22 declara que aborrece la idolatría y en el salmo 5 versículo 5 declara que aborrece al pecador. Esto por tan solo mencionar algunos pasajes.

—¿Pero si todo somos pecadores, entonces Dios nos aborrece a todos? —Interrumpió Sergio.

—Déjame continuar. Hasta aquí la escritura ha demostrado su aborrecimiento a la maldad/ el pecado y a quienes hacen o practican el pecado. Pero Dios es amor, interpelarían algunos, y sí, Dios es amor, así lo afirman las escrituras en la primera carta de Juan, capítulo 4, versículo 8 y también es Santo, Santo, Santo. Precisamente como es amor y es santo, debe odiar el pecado y la maldad. Muchos tienen una imagen errada de Dios, piensan que es un viejito bonachón que solo perdona porque no tiene la fuerza para castigar. La verdad es que Dios es un león y un rey que ama a su pueblo, su iglesia, aquellos que han limpiado su maldad en la sangre de Cristo, pero al que no le temblará la mano para castigar con todo el ardor de su ira por la eternidad a los pecadores y hacedores de maldad que despreciaron la salvación tan grande ofrecida en la persona de Cristo. Pero mi estimado Sergio, para terminar de aclarar tus dudas y explicarte correctamente las cosas que Dios aborrece según proverbios 6, necesitaremos varias sesiones.

Terminada la reunión nuestro protagonista salió con más interrogantes, porque el pastor Juan le estaba presentando un Dios poco conocido, el cual siendo honestos no le gustaba mucho.

Edward Andrés Díaz Reina
Comunicador Social y periodista
En Facebook: Edward Diaz
En Twitter: @edwar199
Blog: edwarddiaz199.wordpress.com
En Linkedin: https://co.linkedin.com/in/edward-andrés-díaz-reina-2858244a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *