LA NOCHE DEL ADULTERIO

¿Perderás tu vida por una mujer inmoral?

Pablo después de haber meditado por más de una hora, decidiendo ir o no la primera reunión de jóvenes de la iglesia porque quería evitar el molesto encuentro con Sergio y Sorangel; dormía plácidamente. De repente tres disparos lo dejaron sentado. Cuando recobró las fuerzas y pudo asomarse vio a Jorge, su vecino, de pie y sosteniendo un arma frente al cadáver de un hombre y una mujer que parecía ser su esposa. Luego frente a los ojos de todos los vecinos que se habían despertado por los disparos, Jorge se quitó la vida, dejando dos niñas huérfanas.

Al día siguiente la lengua viperina declaró a la prensa que aquello se trataba de un crimen pasional. Jorge era un hombre de 35 años, empresario, que viajaba constantemente por negocios, cada que él salía de viaje su esposa entraba a sus amantes. Según las declaraciones de doña Eulalia eran hombres jóvenes que no pasaban de los 25 años.

La noche del asesinato Jorge había salido de viaje temprano, regresaba en 3 días según su itinerario, pero una misteriosa llamada le hizo regresar de forma intempestiva. Invadido por la ira entró su casa con revolver en mano, sacó a los adúlteros y les disparó tres veces, dos para ella y una bala en el corazón para el amante.

Cuando el abuelo Pedro terminó de escuchar la narración de doña Eulalia a la prensa le recitó a su nieto Pablo. Proverbios 6:20-35:

Hijo mío, obedece los mandatos de tu padre,
    y no descuides la instrucción de tu madre.
Guarda siempre sus palabras en tu corazón;
    átalas alrededor de tu cuello.
Cuando camines, su consejo te guiará.
    Cuando duermas, te protegerá.
    Cuando despiertes, te orientará.
Pues su mandato es una lámpara
    y su instrucción es una luz;
su disciplina correctiva
    es el camino que lleva a la vida.
 Te protegerán de la mujer inmoral,
    de la lengua suave de la mujer promiscua.
No codicies su belleza;
    no dejes que sus miradas coquetas te seduzcan.
Pues una prostituta te llevará a la pobreza,[a]
    pero dormir con la mujer de otro hombre te costará la vida.
¿Acaso puede un hombre echarse fuego sobre las piernas
    sin quemarse la ropa?
 ¿Podrá caminar sobre carbones encendidos
    sin ampollarse los pies?
Así le sucederá al hombre que duerme con la esposa de otro hombre.
    El que la abrace no quedará sin castigo.

Tal vez haya excusas para un ladrón
    que roba porque se muere de hambre.

Pero si lo atrapan, deberá pagar siete veces la cantidad que robó,
    aunque tenga que vender todo lo que hay en su casa.
 Pero el hombre que comete adulterio es un necio total,
    porque se destruye a sí mismo.
Será herido y deshonrado.
    Su vergüenza no se borrará jamás.
 Pues el marido celoso de la mujer se enfurecerá,
    y no tendrá misericordia cuando se cobre venganza.
No aceptará ninguna clase de compensación
    ni habrá suma de dinero que lo satisfaga.

Cuídate de la mala mujer – continuó el abuelo luego de recitar las escrituras- Que el Señor te cuide y guarde de caer en el adulterio, porque si lo haces con una prostituta podrás perder tu dinero, pero si lo haces con una mujer adultera perderás tu viada al igual que don Jorge, su esposa y ese muchacho. Que Dios te guarde hijo, porque un momento de placer te puede traer mucha amargura. Mejor es que te guardes y te deleites en la actividad sexual solo con la esposa que Dios te de.

Edward Andrés Díaz Reina
Comunicador Social y periodista
En Facebook: Edward Diaz
En Twitter: @edwar199
Blog: edwarddiaz199.wordpress.com
En Linkedin: https://co.linkedin.com/in/edward-andrés-díaz-reina-2858244a

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *