LO QUE EL IMPÍO TEME ESO LE VENDRÁ

Más los justos recibirán lo que desean.       

Edward Diaz

Delante de nosotros hay dos caminos, el bueno y el malo. Tenemos libertad de decidir por cuál de los dos transitar. Pero, igual que Lot, nuestro libre albedrío nos lleva a escoger el camino que vemos verde y próspero, creyendo que al transitar por él evitaremos aquello que tanto tememos. Aunque detrás del esplendor se oculta un camino de muerte que nos lleva a la destrucción que queremos evitar.

El abuelo Pedro, a sus más de 80 años, había visto como muchos de sus amigos, familiares, y conocidos optaron por el camino verde y próspero, en busca de un mejor futuro, sin darse cuenta de que al ir por el lentamente se alejaban de Cristo y de la bendición de Dios. Eso le estaba pasando a Fabián, el hijo menor del abuelo. Trabajaba en una serviteca. Como quería estudiar y progresar por sus propios medios, hacía turnos dobles para poder ahorrar para sus estudios, sin que le faltara para sus gastos fijos. El único problema era que no podía congregarse ni le quedaba tiempo para orar y leer las escrituras.

En una ocasión el abuelo Pedro le dijo:

—“Lo que el impío teme, eso le vendrá, pero a los justos les será dado lo que desean” Proverbios 10:22.  Hijo si continúas por este camino un día vendrá sobre ti aquello que tanto temes. La calamidad te alcanzará. Cuando eso pase todo el esfuerzo que haces hoy trabajando sin descanso habrá sido en vano. El juicio de Dios estará sobre tus hombros y no habrá quien lo detenga. Más el amor y la misericordia de Jehová estará con los justos, con sus hijos, los que tienen hambre y sed de justicia. Estos recibirán el anhelo de sus corazones, que es ser santos, justos y perfectos delante de Dios, lo cual les será concedido cuando Cristo redentor regrese en gloria por segunda vez. Así que dime hijo ¿Qué prefieres?, ¿Recibir el justo juicio de Dios al cambiar tu tiempo de comunión con Él por perseguir el deseo material o tener parte con aquellas que serán saciados en su sed y hambre de justicia en la segunda venida del Mesías?

Fabián no supo contestar a las preguntas de su padre. Anhelaba la justicia de Dios, pero también deseaba superarse y estudiar. Por días meditó en las palabras del anciano. Finalmente, el poder del Espíritu Santo por medio del Evangelio venció y Fabián dio mayor prioridad a la búsqueda de la justicia divina. No abandonó su sueño profesional, continuó trabajando duro, pero sin dejar el evangelio. Regresó a los cultos dominicales y retomó sus lecturas privadas de las escrituras.

Mi estimado lector, el camino del evangelio es angosto, áspero, empedrado; no es llamativo a los ojos de muchos, pero es el único que vale la pena recorrer, al final te recompensará. Más si no caminas por el, tarde o temprano la calamidad vendrá sobre tu vida.

Edward Andrés Díaz Reina
Comunicador Social y periodista
En Facebook: Edward Diaz
En Twitter: @edwar199
Blog: edwarddiaz199.wordpress.com
En Linkedin: https://co.linkedin.com/in/edward-andrés-díaz-reina-2858244a

Foto Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *