TRANSITO SIN CULTURA

 

Por Andrés Aranzazu

Docente

El escrito de hoy es muy básico y hace alusión a la cultura ciudadana y el respeto de las normas de tránsito. Hay que tener en cuenta que aquel que posee un vehículo tiene en su poder un arma letal que puede provocar heridos o muertos producto del desconocimiento o incumplimiento de las normas de tránsito.

Existe una muy especial que es Prohibido parquear o estacionar y la ciudad está llena de ellas. La congestión vehicular sería menos si los dueños de los automotores no usaran como parqueadero las calles y avenidas principales de la ciudad. Hay carros y motos parqueadas por todos lados y las autoridades hacen poco o nada frente a este problema. Un automotor mal parqueado obliga a quien está circulando a realizar una maniobra peligrosa que puede generar un accidente y de paso ocupan todo un carril que debería ser usado para el desplazamiento de los demás acabando así con la congestión y los trancones.

Las autoridades en general y sin importar su rol deberían hacer efectivo el cumplimiento de la norma. Frente a Aqua por toda la guabinal y al costado frente a Surtiplaza los taxistas tomaron la calle como bahía cuando la señal indica no parqueo ni mucho menos bahía de taxis. La congestión en ambos sectores es insoportable y no existe poder humano que mueva esos carros y menos los particulares que también se apostan ahí. Son un verdadero estorbo a la circulación pública, pero todos tienen un buen pretexto para estar ahí y que los demás se jodan.

Frente a la Estación hay pasos peatonales sobre la vía, pero somos muy pocos los que hacemos el pare a los peatones. Sobre esa misma calle parquean en doble calzada limitando la 60 a un solo carril a tan sólo 100 metros de la glorieta (Que genios) y nadie hace nada.

La quinta es un parqueadero de 100 cuadras; la paralela del jordán es lo mismo, y todos tranquilos. Si yo tuviera un parqueadero lo lleno; llamo por teléfono a las grúas y hago que usen mi negocio para que dejen de estorbar en la vía pública. En los Estados Unidos es así y la gente utiliza parquímetros o estacionamientos autorizados. La falta de cultura aquí es tan grande como el desconocimiento de las normas de tránsito. Le dan pase a todo el mundo y la cruceta es el martillo de Thor en la vía pública.

Mahecha no hizo mucho porque pensaba que llenando la ciudad de reductores iba a arreglar el problema en una ciudad en donde cada 5 metros hay un cráter. Si hubiera sido más inteligente hace recoger a todos los que están mal y acaba con los trancones, los accidentes y la mala movilidad de Ibagué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *