UN LLAMADO A LA SABIDURÍA

ESCUCHA EL CLAMOR DE LA SABIDURÍA

 

Edward Diaz

Pablo hacia su devocional en el cuarto, como todas las mañanas. De acuerdo al plan de lectura de la Biblia que seguía le correspondía leer Proverbios 8, del versículo 1 al 11 que dice:

¡Escuchen cuando la Sabiduría llama!

    ¡Oigan cuando el entendimiento alza su voz!

La Sabiduría toma su puesto en las encrucijadas,

    en la cumbre de la colina, junto al camino.

Junto a las puertas de entrada a la ciudad,

    en el camino de ingreso, grita con fuerza:

«¡A ustedes los llamo, a todos ustedes!

    Levanto mi voz a toda persona.

Ustedes, ingenuos, usen el buen juicio.

    Ustedes, necios, muestren un poco de entendimiento.

¡Escúchenme! Tengo cosas importantes que decirles.

    Todo lo que digo es correcto,

pues hablo la verdad

    y detesto toda clase de engaño.

Mi consejo es sano;

    no tiene artimañas ni falsedad.

Mis palabras son obvias para todos los que tienen entendimiento,

    claras para los que poseen conocimiento.

 Elijan mi instrucción en lugar de la plata

    y el conocimiento antes que el oro puro.

 Pues la sabiduría es mucho más valiosa que los rubíes.

    Nada de lo que uno pueda desear se compara con ella.

Luego de leer el texto se tomó su tiempo para meditar, reflexionar y descubrir la enseñanza, pero no puedo hacerlo, así que fue directo al abuelo Pedro para que él aclarara sus dudas. El anciano acababa de llegar de su paseo matutino con Nohora, la modista, a quien Pablo ya veía como su abuela.  El amor de los ancianos era tan evidente que la familia y todos en el barrio esperaban el día en que decidieran ir al altar, aun cuando entre ellos no se atrevieran a declarar sus sentimientos por temores y prejuicios.

Apenas Pablo vio al abuelo, sin siquiera saludarlo, se mandó a pedirle que el explicara aquel pasaje que había leído.

—El texto es muy claro hijo ¿Qué es lo que no entiendes? —Preguntó el anciano.

—Abuelo es que no comprendo lo que Dios quiere enseñarnos con esto, empezando por ¿Quién es la sabiduría y porqué grita en las plazas?

—Justo pensé que esa era tu duda. El autor del texto trata la sabiduría como una persona, porque la sabiduría, en toda la escritura representa a Cristo. Entonces quien grita a voz en cuello por las calles y las plazas es Cristo. Con sus gritos lo que está haciendo es invitar a todos los hombres a que lo escuchen, y atiendan a sus palabras contenidas en la Biblia, las cuales dan conocimiento valioso, porque es sabiduría que te prepara para el reino eterno. Algo que debes resaltar del texto y que es recurrente en las escrituras es que siempre es Dios quien busca al hombre, es Él el que va a las calles, y plazas para invitar a las personas al evangelio, la cordura y la sensatez.  Si analizas tu vida te darás cuenta que no fuiste tu quien buscó a Dios, si o fue él quien te buscó a ti, a través de la persona o herramienta por la cual escuchaste la voz de Cristo que gritaba y te invitaba al evangelio y la reconciliación. En tu caso, mi querido Pablo, ese instrumento hemos sido nosotros, tu familia.  Eso es lo que está diciendo el pasaje el pasaje que leías ¿Te ha quedado claro?

—Gracias abuelo. Me queda muy claro —Después de abrazar al abuelo, Pablo regresó a su habitación para continuar con su lectura devocional.

Hasta aquí nuestra historia mi estimado lector. No me podía despedir sin antes recordarte que un servidor, esta columna y este medio de comunicación, somos herramientas por las cuales Cristo te llama a la sabiduría y reconciliación con Él. Que el Espíritu Santo toque tu corazón para que de manera eficaz respondas a ese llamado.

Edward Andrés Díaz Reina
Comunicador Social y periodista
En Facebook: Edward Diaz
En Twitter: @edwar199
Blog: edwarddiaz199.wordpress.com
En Linkedin: https://co.linkedin.com/in/edward-andrés-díaz-reina-2858244a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *